«Cangrejos Guaymenses» buscan perjudicar a perfiles destacados de MORENA

En Política, la fábula de los cangrejos mexicanos, que tratan de tumbar a los que quieren salir del cesto donde están atrapados, en lugar de unirse para salir todos, no pierde vigencia; en MORENA está dejando ir la oportunidad histórica de refrendar posiciones clave en municipios y distritos donde están destacando perfiles humanistas y honestos.

Y es que mientras algunos destacan por su trabajo de campo y su empatía con la gente, otros tratan de golpear en lo más bajo, trabajando desde la cañería de la política, tratando de desprestigiar un trabajo legítimo hecho por cuadros que se han ido ganando la simpatía de sus militantes.

Esta mañana en Guaymas, un sujeto sobre el que pesan denuncias formales por amenazas y daños, y que ahora sabemos, hace algunos años se dedicó al oficio de mecánico, colgó una lona con un texto que trata de deslegitimar a un médico, un profesional que ha dedicado 40 años de su vida a cuidar la salud de los Guaymenses.

Casualmente, el doctor Barrón es el aspirante puntero a la candidatura para la diputación 04 Federal con cabecera en el puerto.

Y este ataque no se puede deslindar de los tiempos políticos que estamos viviendo, pues sabemos que el Doctor Barrón está ganando terreno y simpatías entre los militantes morenistas de Guaymas, Empalme y varios municipios de la Sierra que conforman ese distrito.

Menos aún se puede desligar de la lucha intestina por algunas posiciones, dado que a quienes se ha visto merodear por el rumbo y charlando con ese sujeto, el mecánico, quien parece estar siendo utilizado como Caballo de Troya, son precisamente oportunistas como Rosa, Alberto, Claudia y Gilberto, quienes verían truncos sus intereses de apoderarse del partido, si el Doctor Barrón llegara a la candidatura.

En política no existen las casualidades.

Esta es una oportunidad para que el precandidato a la gubernatura, Alfonso Durazo Montaño, sea informado de estos ataques y se detenga de una vez por todos esos grupos que, sin identidad partidista, tratan de afectar a quienes están destacando por un trabajo alineado a la 4T, pero que además no se han dejado amedrentar por los poderes fácticos que se quieren apoderar del partido.

Es momento pues, de defender a los buenos.