CAPITAL

LA NUEZ, AMA Y SEÑORA DE LA COSTA

Por Carlos ROMERO

HACE DÉCADAS, EL AUGE DE LA UVA INDUSTRIAL COLOCÓ A LA COSTA DE HERMOSILLO En el mapa mundial como una de las principales zonas productoras y donde hasta se construyeron y equiparon plantas vitivinícolas que fueron famosas y se convirtieron en punto de referencia obligado para la zona agrícola de Hermosillo.

Diferentes circunstancias obligaron a cerrar esas plantas y a dejar de comprar en la costa la uva para los vinos, se dice que especialmente la falta de agua en el subsuelo, otros aseguran que la salobridad de la misma, y otros afirman que solo el clima cambió y las condiciones de producción les fueron ofrecidas en Baja California y otros estados de la República.

Hoy en día hay dos frutos que emplean a la mayor cantidad de personal, dan más jornales y ofrecen competitividad al campo hermosillense: la uva de mesa y la nuez.

La primera tiene una temporalidad de cosecha y procesamiento de 3 meses, entre mayo y julio si las condiciones climáticas lo permiten.

En cambio la nuez costeña ha ido cobrando mayor relevancia en el mercado internacional por su calidad y sabor.

Internado en lo profundo de la costa, yendo por la calle 0 Norte, el campo San Carlitos está produciendo una nuez de calidad mundial, en la variedad wichita. Ellos son uno de los varios campos que trabaja la nuez, pero son un ejemplo por su tecnificación y diseño.

El ingeniero y encargado del campo, Jesús Manuel Vásquez Siqueiros, explica que los nogales de que ahorita están produciendo son del año 2011, pero que un árbol de nuez puede llegar a durar décadas, incluso centenas de años.

En el campo, la nuez es la reyna, y de hecho se ha ido convirtiendo en uno de los productos más importantes a nivel nacional.

El mercado lo encuentran en Asia y Estados Unidos esencialmente.

Lo primero que se hace es utilizar una máquina que se conoce como «vibrador», que contiene unos brazos mecánicos que sujetan el árbol y lo sacuden; con ese ejercicio las nueces aún envueltas en el ruezno, caen al piso. Luego manualmente los jornaleros y jornaleras «barren» el piso para recoger todo el fruto.

El San Carlitos tiene una planta de procesamiento de nuez como hay pocos.

Primero la nuez en greña acompañada de basura es echada en una fosa de recepción, de donde la extraen para que mediante una banda llegue a un dispositivo que le saca las ramas. Luego pasa mediante otra banda mecánica a uno proceso de extracción de piedras y lodo.

Para ello usan bombas de succión de alta potencia, operadas electrónicamente desde tableros de alta eficiencia.

La nuez ya libre de basura pasa a la revisión experta de los ojos femeninos costeños. La mano de obra de la mujer de esta zona, invaluable apoyo para la prosperidad de la costa, es el principal ingrediente del proceso.

Varias mujeres revisan que la nuez vaya limpia y sin basura a uno de sus últimos pasos para el empaque.

Luego, como el mercado asiático es muy exigente en términos de estética de la nuez, el fruto es pasado por un proceso de «limado» o limpieza de la cáscara para, por último, ser enviado mediante otra banda hacia las manos de hombres y mujeres que la van a colocar en cajas.

Posteriormente, y porque la nuez requiere un máximo de humedad de 3% para que el mercado extranjero la compre bien, es puesta en unos cilindros o silos a los que les cabe al menos 10 toneladas por cada uno.

A esos contenedores se les inyecta aire caliente a una presión enorme con el fin de secar la nuez, que por los últimos años está teniendo una humedad de hasta el 17%, lo cual representa un problema para los productores.

Una vez que ya está seca, la nuez es conducida mecánicamente hacia varios filtros, uno de ellos, un «ojo láser» con una efectividad superior al 70% califica la nuez por calidad y va seccionando cada una de ellas. El 30% restante es tarea de la mano de obra costeña, seleccionar cada una y supervisar todo el fruto.

En otros depósitos se coloca la nuez por tamaño: pequeña, mediana, grande y jumbo.

Luego con la supervisión de personal del campo, una máquina empaca la nuez por tamaño.

Todo el producto es supervisado en cada paso por gente experta en el ramo.

Se calcula la producción de 21 mil toneladas de nuez en la región para este año.

Los jornales que se utilizan son variados, pero la nuez se ha ido convirtiendo día a día en la reina de una temporada otoño-invierno, en que tradicionalmente se batallaba para el empleo.

Hoy, muchos de los campos que producen nuez se están tecnificando y capacitan a su personal para estar en mejores condiciones laborales.

Por el momento las cosas van bien con la nuez costeña, que cada día requiere mejores condiciones de mercado para entrar en el extranjero.

Categories: CAPITAL

Tagged as:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.