OPINIÓN

Columna Viento a Favor; Decomisos: Lo legal y lo justo

Por Carlos ROMERO

Es bueno que uno empiece a encontrar coincidencias entre las autoridades de todos los niveles de gobierno, porque es la única manera en que le rindan resultados a la sociedad, que es quien les paga y a quienes se deben.

Estos días ha sido toda una revolución mediática y en redes sociales, la detención de autos de procedencia extranjera, que no contaran con afiliación o bien que fuesen considerados como «de lujo», características que son evidentes y obvias.

El objetivo de quitar los carros «chuecos» por parte de las autoridades de los tres niveles, pero implementado por el Gobierno Municipal, es disminuir las posibilidades de la comisión de delitos y la legalidad de poseer un carro.

Mire, le explico: la mesa de seguridad, compuesta por todas las dependencias e instituciones relacionadas con el tema, está teniendo importantes resultados en el diagnóstico y ello sirve como herramienta para la aplicación de medidas, muchas de ellas emergentes, para abatir ese problema.

Derivado de estas estrategias conjuntas, se detectó que un gran número de delitos en la ciudad, y quizá en todo el estado, se comenten usando este tipo de vehículos de procedencia extranjera, afiliados o no.

Por ejemplo, en el año 2019 se han reportado al menos 110 delitos en los que se ha detectado la participación de autos de procedencia extranjera -chuecos, en el vulgo común- que no portan placas o que traen placas de alguna asociación, y que comparten la característica de ser de modelo reciente o de «alta gama», como se les conoce a los carros de lujo.

Por ello las autoridades coincidieron en iniciar el procedimiento de revisión y en su casa confiscar los autos de lujo o de modelo reciente.

Y es que en los últimos meses, los accidentes de tránsito en los que ha participado un carro de este tipo rebasa los mil 110 casos, lo cual aumenta la sensación de inseguridad e impunidad, pues en muchos de los casos, los afectados no tienen a quién cobrarle los daños en el mejor de los casos y suponiendo que no haya lesionados.

Es por eso que justificadamente y basados en los números rojos, las autoridades implementan desde el martes en la tarde un operativo para revisar todos los carros «Paffa» y quitar aquellos de lujo de alta gama como los BMW, Jaguar, Mercedes Benz, Land Rover, Cadillac o motocicletas, porque está visto que esos autos no fueron comprados como parte del patrimonio familiar, que muchas familias sí tienen acceso a un auto de bajo precio solo como parte de su movilidad diaria.

También se confiscarán los autos que tengan abierta alguna carpeta de investigación por la comisión de algún delito.

También se van a quitar los carros del 2010 o más nuevos. Así como los carros que se estacionen en zonas prohibidas para discapacidad, infringiendo de manera evidente la normatividad.

Debe quedar muy claro, según han fijado su postura las autoridades, que esta no es una cacería de autos irregulares, ni al caso.

Pero sí es una medida que hace meses, la ciudadanía que sí paga sus impuestos, le venía solicitando a las autoridades.

Otro de los requisitos sustanciales para conservar sus autos, sea del modelo o tipo que sea, es tener su licencia de manejo vigente y que el auto sea conducido solo por el propietario.

En eres sociales la propia ciudadanía le está indicando a la autoridad dónde están los carros que se están buscando, porque de alguna manera, todos nos vemos afectados con la presencia de esos vehículos.

En el operativo de la Policía Municipal están coadyuvando el CEVCE, el organismo estatal de revisión de mercancías extranjeras, así como la Policía Estatal de Seguridad Pública.

Ramón Mancilla Macedo, comisario general de esa corporación, dio declaraciones hace un día, donde dejaba muy claro que estaban buscando carros que tenían reporte de robo en sus países, o con número de serie alterado.

Además, el jefe policiaco advirtió que esta medida se ampliará a otros municipios.

Soy Carlos Romero, reportero con 28 años de trayectoria y director de El Patrullero.

Categories: OPINIÓN, POLICIACA

Tagged as: