Columna Viento a Favor. Alfonso, Célida y Taddei, en las grandes ligas. La alcaldesa electa se sacude a personajes innombrables que la merodean

Por Carlos ROMERO

La gente común no espera que los miércoles sean días frenéticos.

Uno podría pensar: ¿qué puede pasar, si es miércoles? Pero los mexicanos, los sonorenses, siendo más específicos, están hechos de otra madera.

Y este miércoles resultó un bólido, como un tren japonés, si de política hablamos, al presentarse la primera aparición del virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, con quienes gobernarán en los municipios, especialmente en las ciudades del estado de Sonora.

Destacó, desde luego, la cercanía del tabasqueño con la alcaldesa electa de Hermosillo, Célida López Cárdenas, de quien en la capital del país se empiezan a reconocer méritos.

Primero déjeme decirle: es interesante la agenda que se está llevando a nivel estatal, una vez que se empezaron a acomodar las piezas después de la elección del 1 de julio.

Los ires y venires de “listas de posibles cambios” en el gabinete estatal, y la mesura con que la jefa del Ejecutivo estatal, la gobernadora, está tomando la rumorología, da un bono de confianza de que en Sonora se aplicará política de la buena, para que a la gente le vaya bien.

Y mientras eso pasa aquí, allá en la Ciudad de México se tomó una foto que dice más que mil palabras: el virtual Presidente electo, López Obrador, juega en el equipo de la próxima alcaldesa.

Cercanía y buen trato, parecieran significar esas imágenes que hoy de Célida con López Obrador. “Los López”, como ellos mismos se definieron desde la campaña, parecen llevar una empatía difícil de ocultar.

Y si nos hubieran dicho que López Obrador “quebraría semana” dando a conocer 13 ejes centrales de lo que será su gobierno, quizá lo hubiéramos dudado, pero así fue.

El hecho es que en la reunión con alcaldes y legisladores electos, ratificó lo que en su campaña dijo y comprometió.

Los apoyos para adultos mayores, para los jóvenes estudiantes, para las amas de casa; y quitarle privilegios a la clase política, y se los dijo de frente, no se los mandó decir.

El tema es que desde ya, tanto López Obrador marcó una línea muy visible contra quienes quisieran aprovecharse de alguna manera de el encargo que acaban de recibir.

Y lo mismo, igualito, parece estar haciendo Célida.

¿Por qué? porque con el bagaje que trae como legisladora y en la administración pública, sabe qué cosas le convienen y qué cosas no, ahora que tomará el encargo más importante de su vida política: la alcaldía de Hermosillo.

Ahora que López Cárdenas ganó la presidencia municipal, tratan de resurgir en la agenda pública algunos personajes del gobierno estatal panista, en una intentona por “colgársele” a la nueva administración municipal.

Quizá a usted le suenan nombres que empiezan con la “V”, de Vicente Sagrestano Alcaraz; con la “A” de Arturo Alvarado y de Agustín Rodríguez.

Se dice que estos personajes, pensando que al llegar Célida López Cárdenas al gobierno, tendrán la puerta abierta, tratarían de impulsar a otro que su nombre empieza con la letra “R” de Raúl Hirám Nemer Valencia, para que llegue a la dirección de Agua de Hermosillo.

Lo que no saben es que Célida ya pintó su raya con ellos, les puso las cruces.

De hecho, trasciende en el grupo cercano a Célida que no se quiere ni oírlos mentar.

¿Por qué?, simplemente porque Sonora todavía está dolida por el agravio, la desvergüenza y la indolencia con la que transitaron y salieron de la administración pública.

La gente la eligió a ella y con el olfato político que le caracteriza, sabrá que estos personajes, de los cuales en 3 años poco se supo y nada se tuvo, no le convienen al gobierno que está por encabezar.

Personajes de este tipo y otros más se acercarán a la administración municipal a ver qué consiguen.

No diga que lo leyó aquí, pero Célida no los quiere ver ni en pintura. Se los va a sacudir, si no se los sacudió ya.

Y a lo que se mira, queda claro que López Cárdenas mandará un mensaje de desmarque con lo que fue esa negra etapa en la historia de Sonora, y lo hará incluso desde antes de iniciar su gobierno municipal.

Bien por eso.

— Lo que quedó muy en claro es el nivel en el que Andrés Manuel tiene al senador electo por Sonora, Alfonso Durazo Montaño.

A pesar de que se lo ofreció desde antes de que el proyecto de la Presidencia de la República se cristalizara, López Obrador sostiene su palabra para que Durazo Montaño sea uno de sus hombres más cercanos, y qué más cercanía se puede tener que encomendándole un encargo como la Secretaría de Seguridad Pública, que hoy ni siquiera existe, pero que se creará con el objetivo de que el sonorense la dirija.

La gran noticia la dio ayer el profesor universitario Jorge Taddei Bringas, a quien López Obrador designó como Coordinador General Estatal del Gobierno Federal en la entidad, ante la eventual desaparición de las delegaciones federales en todo el país.

Taddei Bringas, hombre de izquierda por décadas, y con suficiente mérito para el encargo que se le confirió, podría ser una especie de “super delegado”, representante del gobierno Federal en la entidad, y persona de todas las confianzas del virtual presidente electo.

Taddei Bringas, Durazo Montaño y los alcaldes, entre ellos desde luego destacando Célida López, marcarán la agenda de la izquierda en la entidad, lo cual podría venir a nutrir lo que le dije párrafos atrás, la política de la buena.

Gracias por leer estos párrafos. Soy Carlos Romero, reportero con 28 años de trayectoria y director de El Patrullero.