Columna: “Maloro le está dando la vuelta”

20171207_111529

Por Carlos ROMERO

No todos los días se puede hablar con con Presidente Municipal. De la administración de Manuel Maloro Acosta se pueden decir muchas cosas, a veces buenas, a veces malas, pero no se puede decir que no le entiende al lenguaje del gobierno y de la política.

Como aceptó reunirse este jueves, día tradicional del grupo de columnistas “Libre Opinión”, había que sacarle jugo a la visita.

Le preguntamos y respondió puntual, de los temas en que su gobierno ha tenido buenos o regulares resultados, y la verdad sorprendió la claridad con que habla de ello.

Primero y como es lógico, habló del programa Encausa, que contempla mejorar la vivienda de una familia, ofrecerles capacitación para autoemplearse para la mamá y el papá, así como cursos de superación personal, ayuda sicológica, deporte y hasta aprendizaje de música.

Eligen a 200 familias cada etapa -y van 4 etapas- para en verdad, cambiarles la realidad.

Pudieran parecer pocas personas las que antes vivían de recoger basura en las calles y ahora se dedican a la carpintería, que antes sobrevivían con 500 pesos a la semana y ahora ganan 2500 por el trabajo conjunto; que antes dormían en casa de cartón y ahora duermen en casa de material.

Pero no son pocas y si ese programa se hubiese iniciado antes, miles de familias serían las que estuviesen en condiciones distintas. Pero como el hubiera no existe y la pobreza sí, el gobierno del Maloro Acosta parece tener claro dónde están las prioridades.

Por dos horas, el alcalde se le perdió a su encargado de agenda para dedicarse únicamente a responder las preguntas de 10 personas que forman el grupo “Libre Opinión”, lo cual ya de por sí tiene un valor intrínseco.

Con un plato de melón, manzana y plátano y una taza de café, el alcalde de Hermosillo puso en la mesa temas como la electrificación de la invasión poniente en el poblado Miguel Alemán,  los esfuerzos por mejorar el nivel de vida de los costeños, pues queriendo y no, la desigualdad genera delincuencia.

“No se pueden resolver en 24 meses, las cosas que no se han abordado en 24 años”, dijo.

La charla con Maloro Acosta da para ubicarla en puras frases dichas por el alcalde de la capital.

En números, informa que han otorgado 1500 títulos de propiedad para familias que no tenían un patrimonio seguro en el poblado Miguel Alemán; también ahí hay traductores a la lengua triqui, y varios programas que aterriza su esposa, Martha, con los niños y adultos indígenas de esta zona rural.

También habló de poner orden en las finanzas de Agua de Hermosillo, donde por primera vez se tiene un padrón de usuarios e instalarán 40 mil medidores.

Sobre la agenda nacional, fustigó que el Federalismo haya desaparecido, y todas las decisiones en temas que competen a los municipios, se toman en oficinas de la Ciudad de México, donde no conocen la problemática de las ciudades.

Informó de que van este fin de semana a la Universidad de Harvard, a recibir una capacitación que no le costará al Ayuntamiento, en temas de infraestructura, les entregarán un proyecto para saber qué obras son factibles y cuáles no.

Aclaró que mil 500 becas que otorgaba el DIF, eran recursos que debían estar en Seguridad Pública, pero ellos redireccionaron ese dinero para la compra de patrullas y a la gente que es beneficiaria del DIF le dan herramientas contra las adicciones.

Maloro Acosta sabe que muchas de las decisiones que está tomando no son populares ni le darán la simpatía de la gente, pero son medidas que se venían postergando desde hace décadas, precisamente por el costo político que representaba.

Habló también de sus colaboradores, con quienes dijo que sí se ha reunido a hablar de aspiraciones electorales y les ha dejado claro que quien tenga alguna, debe dejar el gobierno.

Y fue enfático en no dejar de dar la cara a la gente, pues cuando el pueblo se enoja con sus gobernantes, hay alguna razón, a pesar de los tiempos difíciles, hay que seguir hablándole de frente a la ciudadanía.

El municipio está hasta en frente en la batalla. Los gobiernos municipales deben entender que no deben ser proyectos personales de un alcalde.

Por ejemplo, dijo, ¿por qué tanto ruido por lo del alumbrado público?, se atrasaron 7 meses por lo de los amparos que interpusieron, pero la verdad es que había un déficit de alumbrado y Hermosillo ya no podía dar el servicio porque tiene en mismo personal y la misma grúa desde que se hizo el organismo.

Había una infinidad de temas que requerían atención. Yo espero cerrar esta administración con muy buenos resultados.

Entrando el año próximo, adelantó, tenemos muy buenas noticias y aquí es un tema de expectativas; nosotros construimos esas expectativas pero jamás nos imaginamos el problema tan profundo que había financieramente.

Y es que, abundó, las participaciones Federales se recortaron muchísimo, todo gira al rededor de un problema financiero que tenemos que ir arreglando.

Insistió en que el ajuste menor a la inflación que tendrá el agua, no tiene nada qué ver con un aumento, como lo quieren hacer ver sus destructores. comparativamente, el agua no subió nada si lo vemos en relación a lo que subió el gas o la luz.

Hay que poner orden en el transporte público. Además hay un problema de parque vehicular, es 3 veces mayor que en los 90.

Muchos problemas se dan por los carros “chuecos”; nosotros quisimos hacer un padrón, para saber quién los trae y Hacienda nos contestó que era ilegal censarlos…¿y no es ilegal ingresarlos?, se pregunta el alcalde.

Habló de política, en lo que dijo que quien será candidato del PRI a la Presidencia, José Antonio Meade entiende muy bien el tema del modelo centralista, con el que no hay manera de que los municipios salgan adelante, y confían en que entendiéndolo, lo va a solucionar.

Aunque en redes sociales hubo comentarios en contra y a favor de lo expresado por el alcalde, dependerá de quien se encarga de comunicar el gobierno del Maloro, que los negativos se conviertan en neutros o en el mejor de los casos, en positivos.

Y se podría aprovechar en el Maloro le sabe a los temas de participación social y consulta, pues las decisiones en cuanto a obra e infraestructura, en muchos casos se están tomando según lo que quiere la gente; no todo, pues para tomar decisiones la gente elige a sus gobernantes.

Sabe que no se pueden utilizar los “presupuestos inerciales”; trajeron a una asociación que se llama “Comunica la Ciudad”, que ayudó a ordenar las prioridades en materia de infraestructura y participación social.

Por ejemplo habló sobre la pobreza: ¿A quién le toca la pobreza? Nadie le quería entrar.

El programa “Mano Amiga” ofrece una posibilidad para las personas en situación de calle.

Aquí le entran todas las instituciones, como el CIAD, que al principio no le quería entrar porque batallaba mucho con los municipios pues todo era asistencialistas, político y partidista.

Pero ese programa hizo que Hermosillo ganara un reconocimiento de la CONEVAL.

No hay que cerrar los ojos a lo que mucha gente aún piensa sobre el Gobierno del Maloro Acosta, pero en las colonias, en las calles, cuando él anda “ensuciándose los zapatos”, la gente no lo “trollea”, al contrario, lo saludan y le dan sus peticiones de manera respetuosa.

Lo que sucede a veces es que es muy fácil criticar detrás de un teléfono o de una computadora.

Remató con que hay que tener los oídos bien puestos a lo que dice la gente, no ser paternalistas, pero escuchar y decidir en base a lo que la gente quiere.

Se ve un Maloro Acosta relajado pero no conforme; presente pero no avasallador; se le ve enterado y consciente de los problemas, lo que se ha resuelto y el costo político que le representó este cargo.

Dice que se ve dentro de la política, aún no sabe dónde, pero no descarta la reelección y a  decir verdad, en este momento le puedo decir que el Maloro le está dando la vuelta a la percepción negativa que había y eso tiene mucho mérito.

Gracias por leer estos párrafos.

*Carlos Romero es licenciado en Ciencias de la Comunicación y es Reportero por más de 25 años.

elpatrulleroinforma@gmail.com

 

Posted in: OPINIÓN

Tagged as: