Columna Viento a Favor. Si Margarita se va del PAN

Por Carlos ROMERO

En México todos los partidos políticos tienen problemas, pero el PAN tiene más. La salida de Margarita Zavala de Calderón representará una oquedad -algunos le llaman boquete- de gran tamaño para el partido azul, porque la ex primera dama no solo es quien acomulaba mayores simpatías con miras al 2018, también la acompañan diversos personajes clave para la supervivencia del panismo.

Por ejemplo, en Sonora estaban con Margarita el aguapretense David Figueroa Ortega que se llevará a donde se vaya Margarita, todo el capital político que ha formado a lo largo de años; y en teoría también se iría Javier Gándara Magaña, que representa a uno de los grupos de poder económico más importante del estado.

Si Margarita se va del PAN, por congruencia se tienen que ir cientos se sonorenses que han mostrado interés en su proyecto y la ven como la mejor carta del PAN rumbo a la elección Presidencial.

El problema principal si se va Margarita, no es para Ricardo Anaya y Damián Zepeda en lo inmediato, pero sí para su proyecto de mediano plazo, en el entendido de que desean fervientemente que el líder panista sea el candidato a “la grande”.

Si el panismo en los estados le da la espalda a su dirigente nacional, los comités directivos estatales serán los primeros en reclamarle a su dirigente nacional.

Y es que todo indica que Anaya Cortez se quiere perpetuar en el poder, pensando en las glorias pasadas donde su partido recuperó algunas gubernaturas y que sin embargo la gobernabilidad interna en el PAN está hecha girones.

El espejismo de ganar con la ayuda de los “aliados”, el PRD y Movimiento Ciudadano, está aún muy lejano, pues el partido del Sol Azteca no tiene articulación en los estados y MC, menos.

Y si el PAN le está apostando a la “fuerza” así, entre comillas, del PRD en el Edomex y Ciudad de México y de MC en Jalisco, está equivocando el rumbo.

Si Margarita se va, porque Anaya no propuso un método de elección con “piso parejo”, el panismo de Sonora se pulveriza, y eso considerando que ya está dividido, lo cual no debe tener muy satisfecho a su dirigente estatal, David Galván Cázares.

Gracias.

*Carlos Romero, reportero con 25 años de trayectoria y director de El Patrullero.

Categorías:OPINIÓN

Tagged as: , , ,