Columna con el Viento a favor… Durazo pone fin a era de abusos en la carretera

Por Carlos Romero

Lo que sucedió este miercóles en el Sur del Estado se puede circunscribir en dos ámbitos, el desarrollo social y la seguridad pública. Ambos son trascendentes como no había sido un ejercicio de gobierno en Sonora desde hace muchas administraciones atrás.

Y es que mientras el gobernador Alfonso Durazo daba el banderazo de inicio en una importante obra para el desarrollo del Puerto de Guaymas, kilómetros más al sur se preparaba un operativo policial coordinado para retirar el ilegal bloqueo que se mantenía desde hace 10 años en la población de Vicam, pueblo de la nación Yaqui y que nada tenía que ver con las tradiciones, usos y costumbres de la etnia.

Primero, en orden cronológico como se dieron los hechos, en Guaymas el gobernador no sólo cumplió con el compromiso de la primera obra para dar forma a la modernización del puerto, sino que se afianza como el primer gobernante que le entra de frente a la necesidad del desarrollo de Guaymas, y por ende el desarrollo de Sonora, mediante el control marítimo del Puerto.

La obra de dragado del recinto portuario, con una inversión superior a los 200 millones de pesos, es el primer gran paso para los trabajos que en conjunto requerirán más de 3 mil millones, y potenciarán el desempeño de Guaymas y con ello, el desarrollo de Sonora será exponencial.

Pero todo esto no se está haciendo sólo. Se está haciendo por el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador tienen la misma visión y el mismo propósito en términos de desarrollo de la entidad.

Y es que tan solo la planta de licuefacción de gas en el Paraje, contempla una inversión de 2 mil millones de dólares, algo está sucediendo en Sonora de hace un año a la fecha, que las obras parecen estar viniendo en cascada.

Y le reitero que esta obra de modernización del Puerto, es con un enfoque de desarrollo social, más que de  cualquier otro, pues si crece la economía, la industria, el empleo, todo incide en el desarrollo social.

Les decía que ni bien el gobernador salía de Guaymas tras ese evento, cuando desde Vicam sonaban las alarmas informativas… se nos informaba por fuentes dignas de crédito que había un gran operativo policial con uniformados de la PESP, AMIC, Guardia Nacional y SEDENA, destinado exclusivamente a quitar el bloqueo carretero que ya tenía casi 10 años.

Sí, 10 años haciendo cobros ilegales e intransigentes a quienes pasaran y donde además se ponía en riesgo de manera constante la seguridad de viajantes.

La decisión de quitar el bloqueo carretero se tomó la mañana del miércoles en la Mesa Estatal de Seguridad, pero se venía analizando y preparando desde hacía tiempo.

Un parteaguas fue la llegada de Alfonso Durazo a la gubernatura, a quien, ahora vemos, no le tiembla la mano para dar esos golpes de autoridad que el gobierno anterior, no se atrevió a dar.

La decisión de dejar caer todo el rigor de la ley a esas personas que estaban en el ilegal bloqueo, pasó también por las detenciones y decomisos que mostraban una liga entre algunos de ellos, y grupos criminales de esa zona del estado.

Esta acción de gobierno como otras llevadas a cabo semanas atrás desmuestra que el gobernador no está dispuesto a ceder ni un milímetro ante la criminalidad, y no se le dará carta de residencia al delito.

Sonora desde ayer está en el mapa mundial por esta acción. Ese bloqueo ilegal en la carretera afectó a millones de paseantes, nacionales y extranjeros, apareció en todos los medios, consternó a millones de personas.

Y hoy que por fin se resolvió, en el mundo también sabrá que el gobernador no toleró más abusos y burlas en esa carretera. Al César lo que es del César.