Columna «Viento a Favor»; Cimbra «Potrillo» al PRI, «sueño con ser Gobernador»

Por Carlos ROMERO

El reconocimiento por parte de un hombre como Miguel Ernesto Pompa Corella, de que sueña con ser gobernador del estado de Sonora, no habría cimbrado las estructuras de la sociedad incluso de su partido, el PRI, si no se tratara de quien ostenta el segundo cargo en importancia en el escalafón del Gobierno del Estado.

La sola intención desvelada ayer por el Secretario de Gobierno, frente al grupo de periodistas Libre Opinión, caló hondo y algunos desde ayer tratan de descifrar el mensaje en forma de declaración, por parte del nogalense.

Frente a una taza de café y un plato con chilaquiles, machaca con verdura, frijoles refritos y dos huevos estrellados, ah, y tortillas de harina, Miguel Pompa Corella hacía una reflexión sobre el estado que guarda el gobierno actual; hay que decirlo, no rehuyó ningún tema.

Habló durante 2 horas y media con Luis Alberto Medina, David Parra, Guillermo Frescas, Jesús Olivas, Reyna Ramírez, Juan Carlos Zúñiga, Juan Antonio Pérez y quien esto escribe, sobre seguridad pública, sobre el gobierno del estado y el Federal.

Y en esa silla donde estuvo ayer «El Potrillo» se han sentado personajes como Alfonso Durazo Montaño -en 3 ocasiones- Eduardo, Ricardo y Rodrigo Bours Castelo, Natalia Rivera, Célida López, Lorenia Valles, Manuel Maloro Acosta, Ernesto «Pato» de Lucas, Ernesto Munro, Jacobo Mendoza, Ana Gabriela Guevara y muchos, pero muchos hombres y mujeres que marcaron y marcan la pauta política en el estado y en México.

No es cosa menor lo que dijo ayer el secretario de Gobierno

Enumeró los cargos públicos donde ha forjado su carrera política.

Pero luego lanzó: «Yo no tengo padrinos políticos».

Una de las cosas que sin duda marcaron su trayectoria, fue iniciar en el Juvenil del PRI allá en sus mocedades, y otro otro momento sustancial sin duda, fue perder la alcaldía de Nogales.

Pero si dicen que ante las derrotas se forjan los verdaderos seres humanos, luego salió a ganar la diputación Federal, tras un proceso muy competido contra Abraham Zaied Dabdoub.

Luego, ante la oportunidad de ser el secretario de Gobierno, él pensaba que iría a otro encargo, pero si se encuentra en ese puesto, será hasta que quien lo puso ahí, decida que hasta ahí llegue, la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano.

Dice que la función pública en general es ingrata.

Mientras sin piedad hincaba el diente en los chilaquiles rojos, Pompa Corella reflexionaba sobre su futuro. Dice que aún no hay ni siquiera convocatoria en el PRI, ni son los tiempos de andarse destapando, pero sí sería la primera vez que reconozca su anhelo de llegar a ser gobernador del estado.

Afirma seguir trabajando con todo su ánimo en el objetivo que le fue encomendado.

Asegura que ningún consejo que le pudieran haber dado fue tan aleccionador como sentarse en la silla del Secretario de Gobierno.

Pompa Corella no parece un hombre que acostumbre a simular. Incluso dice que nunca hace lo que no le gustaría que le hicieran.

Familiar por convicción, afirma que su actitud se ha forjado siendo secretario de Gobierno. Ha cambiado mucho su forma de ser, su carácter, nos dijo.

Y creo que dentro de lo más importante que dijo está el hecho de que «sueña con ser gobernador», pero ello será a sus tiempos.

Tras esa declaración, no hay en el estado quién no tenga una opinión, a eso se le llama marcar agenda.

La mayoría de los temas hablados ayer con la mesa de Los Grillos, serán guardados en «off récord», pero con lo que dijo para publicar, tienen suficiente para cimbrar las aspiraciones de varios que en el PRI ya tejen para llegar a ser candidatos.

Gracias por leer estos párrafos. Soy Carlos Romero, reportero con 28 años de trayectoria y director de El Patrullero.