OPINIÓN

Gloria Trevi: La Diosa Herida

CRONICA

Por Carlos ROMERO

Gloria de Los Angeles Treviño Ruiz, es poco conocida en el Hermosillo actual. 

Gloria Trevi, en cambio, es una artista reconocida y admirada por millones de personas y ha pisado varios escenarios de la capital sonorense y en todos, como en el CUM, su público la idolatra. 

El fenómeno artístico que representa Gloria Trevi en Hermosillo, pasa por la magnífica producción en la que la regiomontana no escatima. 

Vestuario, luces, sonido y un staff al que por cierto dedica su última canción del show, un tema llamado “Mi Tribu”.

Su espectáculo “Diosa de la Noche”, que se presentó hace unos días en Hermosillo, no tuvo un lleno a reventar pero sí logró un gran ambiente; y por si fuera poco, el clima de la ciudad fue extraordinario para tratarse de una noche de junio. 

Gloria Trevi aprendió mucho de la experiencias de Gloria de los Angeles Treviño. 

Su reclusión en dos cárceles, primero en Brasil, donde estuvo por más de dos años sin ser sentenciada, y luego en Chihuahua, México, donde tras meses de reclusión fue absuelta, se nota que le dieron madurez. 

En su espectáculo en la capital del estado, en el que entrevera efectos visuales y músicos de primera categoría, canta sus éxitos de catálogo como “Doctor Siquiatra”, que sin duda fue el tema que la catapultó a la fama desde su primera presentación en vivo. 

El viaje galáctico de “La Trevi” continúa con una melodía que la hace ver con una desnudez 100% humana, que es la de creerle a alguien, confiar en el amor deseado sin importar que sepas que te está engañando en “Con los ojos Cerrados”. 

La noche no podría estar completa sin una decena de bailarines bien entrenados; ellas y ellos tienen la función de sustituir a Gloria Trevi cuando se baja del escenario a cambiarse o incluso le ayudan a cambiarse ahí mismo. 

Su primer frase al iniciar el concierto fue “La Vida es Corta, la Noche es larga”. Gloria Trevi aderezó su percepción de ser un ícono de la comunidad LGTB, con el tema “Abranse, Perras”, que sin decirlo de manera abierta, impacta como un nuevo himno a la irreverencia de la minoría gay, y que ahora grita a los cuatro vientos “Abranse, perras, que ya llegó la buena, la que viene de alla, la que ya no se regresa, que vive, que goza, a la que llaman loca… Escándala!, Escándala! .. mírame tan rica, caritzima, linda, pelatzo, cuerpatzo, Síganme los pasos…” y en su video, las figuras femeninas son personificadas por hombres trans perfectamente maquillados y enfundados en ropa de mujer. 

Para Gloria Trevi muy lejos deben haber quedado los años en que Aline Hernández publicó el libro “La Gloria por el Infierno”, donde describe los supuestos abusos de los que habrían sido víctimas de parte de Sergio Andrade Sánchez, el plenipotenciario representante artístico, a quien pintan como un sujeto casi con tintes diabólicos. 

Incluso en los reportajes especiales, en una entrevista con la periodista Cubana Cristina Saralegui, Aline Hernández describió a Gloria Trevi como una víctima más de su representante. 

En Hermosillo, Gloria Trevi dejó salir a la Gloria de los Angeles Treviño Ruiz que lleva dentro; esa que sufrió lo indecible en la cárcel y que reconoció entre su público a la única familia que la visitó y la respaldó, incondicionalmente en esos momentos de desdicha.

Besó el suelo hermosillense tres veces, cuando al terminar “El Recuento de los Daños”, el público le aplaudió de pie. 

Ella lloró porque esa canción es sin duda un himno propio compuesto por una mujer que se humilló ante una relación en la que perdió todo. 

Y aunque ante la propia Cristina Saralegui, Trevi negó haber tenido una relación con Sergio Andrade, la letra que dice “no puedo reponerme de ese beso que me subió al cielo, es el mismo que ahora me hunde en el infierno”, hace pensar irremediablemente en que la canción es un reclamo a una ex pareja.

Muy pocos de los que estaban en ese fantástico concierto recuerdan el año 2000, muchos otros no lo quieren recordar. 

En aquel momento, una jovencita chihuahuense de nombre Karina Yapor vivía su propia telenovela, pues había dicho a sus padres que iba a estudiar música en Europa, después ella misma narró que estaba en un departamento donde vivía con el grupo de Andrade y al que malintencionadamente algunos medios relacionaron con Trevi en un adjetivo al que denominaron “Clan”. 

Todos esos momentos en los que María Raquenel Portillo, “Mary Boquitas” se casó con Andrade Sánchez, y tanto ella como Gloria y el propio representante, fueron aprehendidos en Río de Janeiro. 

Todos esos momentos de penuria y horror, han quedado borrados pero parecen haber dejado una huella en la vida de Gloria.

Hermosillo no se acuerda de aquella Gloria de los Angeles Treviño Ruiz, porque el amor por Gloria Trevi es muy grande, y qué bueno que así sea.

“Si a un ser querido yo le tengo que limpiar la mierda, se la limpio”, dijo Gloria Trevi en una entrevista hace años.

Luego de mucho sufrimiento y de haber reencontrado el amor, su matrimonio pasó por una crisis de la que se  repuso. 

Ahora viene a Hermosillo a cantar “Pelo Suelto”, igual o mejor que la primera vez, en 1991 cuando incluso rodó una película de mucho éxito con el mismo nombre.

En Hermosillo, como confirmando lo que siempre se ha creído de ella, que es una mujer con un sufrimiento muy profundo, Gloria Trevi entonó “No querías Lastimarme”. 

Esa canción ha sido un éxito en ventas.

Y aunque el sector conservador se escandaliza con el performance, donde al final de la melodía el bailarín principal de Trevi hace las veces de un gatillero y le dispara con un arma, debemos entender que el espectáculo visual es lo más importante en ese show. Pero yo le podría decir la verdad, la producción no es tan buena como algunas letras de sus canciones, como precisamente “No querías Lastimarme”. 

Quizá lo que no gusta tanto del repertorio de Gloria Trevi es la interpretación de un clásico de Emmanuel como “La Flor y la Fábula”, y quizá por ello decidió de un año otro cambiar el performance de un personaje llamado “Mister Trevi”, donde ella se disfrazaba de hombre para cantar “Como yo te amo”, que fue un tema grandioso en la voz “Raphael”, “El Divo de Linares”.

Las lágrimas de Gloria de los Angeles Treviño Ruiz no impidieron que Gloria Trevi cantara a todo pulmón “Rómpeme el Corazón”, un tema de su nueva producción que pinta para alcanzar niveles estratosféricos.

Pero no solo ella lloró, también una sector muy sensible de su público lo hizo al escuchar los acordes de “El Favor de la Soledad”, con el que ella se tira al piso, se arranca el vestido, e interpreta desgarradoramente. 

“Ve y búscalo donde lo encuentres y arrebátalo de entre la gente, llévatelo de la mano y enciérrense en su cuarto…  y hazlo que sienta esto, que me tiene a mi aquí sin aliento.. Soledad, hazme un favor yo te lo ruego, haz que él sienta lo que siento..” 

Con ese tema, los corazones rotos que poblaron el CUM rompieron en llanto.

Y no era para menos; la soledad es un estado de elección, pero cuando se ama no debería ser la opción porque da paso al sufrimiento y la desdicha. 

Apenas su público había recuperado el aliento perdido con “El Favor de la Soledad”, cuando Gloria Trevi cantó “Vas a recordarme”, un tema debo decirlo, sumamente despechado, lleno de ira y rencor por el desamor, de una mujer enamoradamente perdida, perdidamente enamorada.

“Este tema se lo compuse a mi marido, y cuando lo oyó, agarró la onda”, dijera La Trevi.

La canción “Todos me miran” es una explosión de sonido, vestuario colorido, luces láser que evocan una discoteca al más puro estilo ochentero. 

“Todos me miran” es la canción esperada por un sector de su público, muy grande por cierto, que al ser reprimidos por sus preferencias sexuales, rompen tajantemente las cadenas que los obligan a ser y comportarse como no quieren ni pueden. 

El video incluso es una oda a la “salida del clóset”. El CUM con esa canción, estalla. 

“Y me solté el cabello, me vestí de reina, me puse tacones, me pinté y era bella.. “, era coreada por más de 5 mil almas, mujeres y hombres. 

Gloria Trevi fue aplaudida de pie por su público hermosillense, y aunque las heridas de Gloria de los Angeles Treviño Ruiz amenazaban con hacerse latentes, ella supo sobrellevar el momento emocional que estaba viviendo. 

Hermosillo la recibió y despidió en su calidad de Diosa de la Noche. 

Salió del escenario como entró, subida en una enorme grúa y enfundada en un larguísimo vestido color rosa, que hace parecer que está volando. 

A Gloria de los Angeles Treviño Ruiz, Hermosillo no la conoce.

A Gloria Trevi, esta ciudad la adora.

Categories: OPINIÓN

Tagged as: