Columna Viento a favor; hacen valer la mayoría de MORENA

Posted by

Por Carlos ROMERO

En lo que fue la primera demostración de mayoría en el Congreso del Estado, los diputados que conforman la Coalición “Juntos Haremos Historia” aprobaron pedir que el gobierno Federal tome el control de la seguridad pública en el estado; le diré, este tema no fue recibido con sorpresa ante el hecho consumado de que estaba en el orden del día y desde antes lo habían acordado para votarlo ahí en el pleno.

Lo que no deja de sorprender es la vida propia con la que actúan los legisladores del PES y del PT, habida cuenta que fueron los aliados de MORENA en la elección, y aunque esta vez votaron juntos, marcaron una línea sumamente visible con el partido mayoritario.

La operación política en un ente como el Congreso del Estado puede estar ausente o presente, pero se nota y mucho.

En el Congreso del Estado están hábidos de una buena mano izquierda que apoye en el proceso de la negociación política y de cohesión.

Le diré, la coalición ha permanecido no solo de palabra sino de hecho y a veces hasta de facto, pero ayer sucedió algo que podría tomarse como una señal de preocupación para quienes le apuestan todo a esta alianza entre MORENA-PT-PES.

Los coordinadores parlamentarios Rodolfo Lizárraga Arellano, del PT y Miguel Montes Piña, del PES, fueron enfáticos en matizar la petición de su partido aliado, MORENA, en la petición de que la Federación se haga cargo de la seguridad pública de la entidad, aunque no sé si con apego a la Ley de Seguridad Interior.

De todos los posicionamientos en el Congreso, solo Morena quiso pasar el asunto sin que lo revisara una comisión o se pudiera nutrir con la opinión de las demás fracciones.

Lizárraga Arellano por ejemplo, admitió que votarían a favor para reforzar la alianza con MORENA y con el presidente Electo López Obrador, pero no por estar de acuerdo en aprobar directo la solicitud a la Federación.

El PAN pidió congruencia, pues según algunos documentos que mostraron, la Ley de Seguridad Interior fue impugnada por el propio López Obrador, argumentando faltas a lo derechos humanos si se aplicaba en el país.

El PES solicitó en voz de su coordinador Miguel Montes Piña, que la petición fuera matizada, que se solicitara recurso extraordinario para seguridad para el estado.

La propia María Dolores del Río, de Movimiento Ciudadano, que está haciendo alianza con MORENA en cuanta iniciativa puede, luego de argumentar que su voto sería a favor de la propuesta morenista, pidió que el documento se analizara con detenimiento para nutrirlo.

El partido Nueva Alianza enfatizó que debe haber cohesión en todos los actores que inciden en la seguridad Pública, pero que el Congreso es un órgano donde se debe analizar con detalle las peticiones que se hacen; solicitó mandar esa iniciativa a comisión.

El Partido Verde, en voz de Luis Mario Rivera, pidió hacer un impasse con este tema, pues si bien es cierto los esfuerzos para combatir a la inseguridad en todo el país, no están siendo suficientes, el análisis de la propuesta era algo importante.

El PRI desde luego que rechazó la propuesta, haciendo alusión a que existen procedimientos más específicos para solicitar un apoyo decidido en cuanto a seguridad pública se refiere, que pedirle a la Federación que tome el control de la seguridad pública en la entidad.

Sin embargo la postura de MORENA no se movió ni un milímetro y ante ello, sus partidos aliados y MC se le unieron en la votación.

No hubo poder humano que los conmoviera, ni posiciomiento que los hiciera reflexionar. No hubo partido aliado que los convenciera, ni argumento que los persuadiera de mandar la propuesta a la comisión respectiva y donde la querían nutrir.

Lo que sucede es que quizá no está bien medida la crisis actual del gobierno Federal actual, donde las cuentas ya no están dando, el partido en el poder perdió casi todo, Peña Nieto se ha ido convirtiendo en un cero a la izquierda, los muertos por el crimen organizado rebasan las cifras jamás pensadas y muchos argumentos más que se le podrían agregar.

Algunos opinan que el Congreso del Estado, pidiendo que la Federación se haga cargo de la seguridad, “a buen árbol se arrimó”.

No están los tiempos para confiarle todo al Gobierno Federal actual que poco a poco se va haciendo más pequeña; se va desfigurando; Peña Nieto está a punto de salir en mas o menos 40 días, y a partir de ahí, el gobierno entrante deberá hacer muchas evaluaciones, reuniones y una serie de procedimientos para aplicar eficazmente sus programas.

Quizá esa sea la apuesta de MORENA, pedir que la Federación llegue a Sonora, pero falta considerar el pequeño detalle de que el Gobierno Federal actual está en una profunda crisis de credibilidad y de seguridad pública y por si fuera poco al gobierno entrante le faltan aún 40 días para tomar posesión.

A cambio de pedir la presencia de la Federación, el PAN, PT, PES, MC y PRI, urgían a tomar un acuerdo para elegir al Fiscal General de Justicia del Estado y al Secretario de Seguridad Pública, pues, coincidieron, eso sí es prioritario.

La cuestión es que poco la alianza se fue conformando y ayer dieron un golpe de autoridad en su ámbito, mientras que en la Ciudad de México su jefe Máximo, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador se reunía y comía, escuchaba y daba su apoyo a los gobernantes de la frontera norte, y daba noticias importantes para las ciudades del Norte de nuestro estado.

La política así es, tiene sus altibajos, sus claroscuros, y así hay que tomarla.

La sesión de ayer en el Congreso del Estado tuvo un poco de todo, desde el abandono inexplicable de la panista Alejandra López Noriega minutos antes de la votación, hasta la presencia de ciudadanos increpando a los diputados para hacerse escuchar.

Las cosas se están viendo y haciendo distinto ahora y por el momento el Gobierno Federal no siento que esté pensando en hacerse cargo de la seguridad de ningún Estado, porque ya lo quieren terminar una administración en crisis y con muy malos dividendos.

Gracias por leer este texto.