Columna Viento a Favor. Quitan “el balón” a dirigente sindical del Ayuntamiento

Por Carlos ROMERO

SI Usted se paseó el miércoles o jueves por la zona de los Palacios, en Hermosillo, quizá se dio cuenta de unos grandes ventiladores tipo cooler que refrescaban a unas personas que se encontraban realizando un trámite; pues he de decirle que ese trámite era ni más ni menos que contratarlos temporalmente para suplir a los sindicalizados que se negaron a recoger la basura, en días pasados.

Y otorgar empleo temporal a personas con su economía golpeada, para el departamento de recolección de basura, es lo mismo que quitarle el balón al dirigente sindical Salvador Díaz Olguín, quien pensó que le había dado un golpe a la administración municipal y resulta que como se dice coloquialmente, “le salió el tiro por la culata”.

La administración municipal le quita el poder de chantajearlos, mediante el paro de servicios, pues la basura se seguirá recolectando mediante personal nuevo, que será contratado al menos por 1 mes, y de ahí ya se verá qué más sucede.

Lo importante es que el alcalde Maloro Acosta y el secretario del Ayuntamiento Julio Ulloa, se acaban de sacudir de encima a este dirigente sindical a quien su antecesor, Trinidad Leyva, ha acusado de hacer un manejo político del puesto y tratar de golpear al gobierno Municipal por no acceder a sus exigencias.

Y si a un dirigente sindical le quitas la causa para pedir, le quitas todo el poder.

—–LAS TRAGEDIAS MUEVEN A TODO EL PAÍS. Y en este caso, la exigencia nacional es que los partidos políticos renuncien a una parte de sus prerrogativas para que ese dinero se vaya a los damnificados de los sismos, que vaya que han sido muchos.

Mientras algunos están entrampados en las formas, el PRI ya dijo que va, que les pueden recortar el 25% de lo que sería su financiamiento para el año electoral 2018, algo así como 280 millones de pesos.

Mientras tanto Andrés Manuel López Obrador dijo que el 20%, y el PAN no ha dado cifras, pero tampoco se quiere comprometer con un número, quizá por temor a “matarse solos”.

El caso es que si con el dinero de los partidos, que es dinero de nosotros, se juntan unos 1000 millones de pesos, el panorama cambiaría por completo para quienes se quedaron sin casa o sin trabajo, aunque con nada de calma el dolor de perder el patrimonio o a un ser querido.

Gracias y hasta mañana

 

 

Categorías:CAPITAL

Tagged as: