Estudios Universal y la magia del séptimo arte.

Narrativa

Por Carlos ROMERO

Los Estudios Universal son una muestra de lo que puede construir el ser humano guiándose solo por un sueño y creyendo que la magia se puede hacer realidad.

Ubicados en lo alto de una montaña en Hollywood, California, los estudios tienen su propia calle, se llama Universal Avenue. Las 400 hectáreas de construcción y calles no parecen suficientes para todo lo que hay que ver, escuchar y sentir.

Por fuera todo es bonito, limpio, luminoso, creativo. El clima no llega ni a los 30 grados y aunque el Sol es arropador, el ambiente es sumamente festivo desde el inicio.

Hay que llegar temprano y con ropa cómoda porque 400 hectáreas no se recorren ni se disfrutan sin la indumentaria adecuada. Tenis o Crocks.

La importancia de los Universal Studios se refleja en su estacionamiento, 8 niveles que albergan al menos a mil vehículos cada uno y diariamente se llena.

E.T. el emblemático personaje extraterrestre famoso por hacer volar a un niño en su bicicleta, te recibe en el estacionamiento.

Las entradas son muchas, pero la gente siempre prefiere la clásica, donde se encuentra el famoso gorila colgado en su edificio, claro, se trata de King Kong. La multitud que entra a veces no deja ver lo fastuoso de las tiendas que ofrecen todo tipo de souvenirs de los emblemas de las películas famosas, series y hasta de los equipos de beisbol y basquet de casa, los Dodgers y los Lakers. Casi nada.

Uno sabe que ese monstruo donde está por entrar, se han filmado películas ganadoras del Oscar, han pasado famosas y millonarias estrellas del séptimo arte.

Pero para un cinéfilo, para un crítico de cine, para alguien amante o simple seguidor de un personaje de un filme, entrar en los Estudios es como para un arqueólogo una cripta; sin saber lo que se va a descubrir pero con la emoción infinita de esperar siempre algo magnífico.

Antes de entrar hay una gran fuente con el Universo de acero girando, es, digamos, el escudo de los estudios. Uno ya sabe que no se va a topar ahí con Jim Carrey o con Sylvester Stallone. Pero lo que se vive desde el inicio es mágico.

Lo mismo se puede entrar a la Taberna de Moe, en Springfield, donde Homero Simpson bebe unos escarchados tarros de cerveza; lo mismo se puede entrar en el el Mundo Acuático donde Kevin Costner actuó como héroe para salvar a su tripulación de un naufragio. Igual se puede entrar al mágico mundo de Harry Potter, donde todo parece real y ficticio a la vez, y es que no parece real tanta perfección en los detalles.

Pero de entrada, la música de una banda que toca swing es dulce como un caramelo; cuatro chicos tocando con acordeón, bajo, tarola y guitarra.

Para las 9 de la mañana no se sabe qué atracción visitar primero, pero la evidencia muestra que lo esencial es pasar por la novedad, la ciudad de Harry Potter y entrar en el Palacio de Hogwarts; quizá ustedes no lo crean pero ahí dentro venden la famosa cerveza de mantequilla que bebían el infantil mago inglés y sus amigos.

La bebida ni es cerveza ni es de mantequilla; es un delicioso frappe tipo café, entre dulce y salado. 9 dólares en vaso desechable y 13 en vaso de colección.

Les platico: la primer fila que se hace en el país de los jóvenes hechiceros es para comprar una “varita mágica” que vaya acorde a la personalidad de cada visitante.

Y entrar ahí no es cualquier cosa. Se hace fila para entrar pero vale la pena la experiencia; un mago explica los poderes de la varita, pero como no toda varita es para cualquier persona, se hacen varias pruebas.

Los fans de la historia sí creen en la magia, para ellos ponen una oportunidad de hacer un hechizo en cada ventana de la atracción; con la varita mágica pueden mover cosas a voluntad, con solo decir la frase correcta. En fin no parece algo real pero para ellos lo es.

Antes de entrar al mítico Castillo de Hogwarts, unan visita obligada es la montaña rusa, un juego que le queda chico a lo imponente de la historia, pero lo mediocre también forma parte de lo mágico.

Ya dentro del Castillo, fueron cuidados todos los detalles que JK Rowling describió en sus textos; quizá nunca imaginó en hacerse millonaria escribiendo, luego multimillonaria con las películas y ahora archimillonaria con las atracciones que plasman sus ideas en cada detalle, en cada pared.

Finamente cuidados los retratos que hablan en la sala del Castillo, a los paseantes los recibe un holograma donde se ve y se escucha a Harry, Hermione y Ron, como si fueran personas reales que estuvieran ahí. Viendo la alta definición del video y el audio, no queda más que decir que el Futuro nos alcanzó.

Al llegar a lo que es el juego en sí, sientes que todas las expectativas se cumplieron y que valió la pena la hora y media que tardaste en entrar. La experiencia radica en que te hacen sentir como su fuesen en una de las escobas voladoras que usan para viajar en la película.

Aunque uno no sale de un espacio de solo algunos metros, la realidad virtual hace parecer que estuvieras volando junto al mago de los lentes redondos. Se siente en la cara el viento del viaje en escoba, el frío de la noche, el calor del fuego. Y todo está en una pantalla y un asiento que se mueve de arriba a abajo y hacia los lados.

Cuando sales, crees haber estado en una batalla, haciendo magia con una varita, siendo víctima de la maldad de Voldemort; piensas que eres especial cuando Harry te jala y tu sientes que en realidad te jala para volar juntos….pero no, nunca te moviste de una silla….es mágico mientras dura pero es muy cruel cuando termina porque al bajarte vuelves al piso. De hecho nunca te moviste del piso, salvo para dar una vuelta que te pone de cabeza.

A la salida del Castillo venden de todo, lentes tipo Harry, túnicas tipo Harry, bufandas tipo Harry, la vida toda ahí es tipo Harry.

Pero lo que es sin duda un trabajo hecho a la alta escuela es el show de luces y sonido en el Castillo, por las noches; todo se ilumina con unas luces robotizadas, manejadas de manera tan impecable que ellas solas cuentan una historia.

Se pierde la vista en el horizonte tratando de ver todo lo que hay en los Estudios Universal, pero sin duda una parada obligatoria es el auditorio, cada hora un grupo de actores te explican cómo se hacen los efectos especiales, es increíble ver cómo los cuchillos que se usan en las películas de terror traen un globito de donde les brota la sangre al “cortar” la carne humana. Es muy impresionante la forma como hacen los efectos de sonido y visuales.

En esencia, la gente que trabaja en Hollywood son atletas haciendo un trabajo actoral.

Pero la diversión no puede estar completa sin un poco de humor infantil. Algo como Minions es ideal para los adultos que no han dejado de ser niños y los niños a los que les gusta el zangoloteo.

Los pequeños personajes amarillos con voces estrambóticas y lenguaje singular, hacen que el público les entienda aunque no estén diciendo nada en realidad.

Minions es una atracción nueva en la entrada del parque, que se suma Jurasic Park, Transformers, La Momia, Los Simpson. Y todos tienen una sorpresa para los visitantes.

En los Estudios Universal la gente grita mucho, grita siempre, de emoción, de miedo, de risa, de alegría.

Una atracción que se debe considerar Im-per-di-ble, es el tour en los camiones; es una vuelta por esas 400 hectáreas de edificios y calles bien pavimentadas, y uno no podría imaginarse todo lo que ahí se encuentra.

Pasando por la calle donde vivían Lynette, Bree, Gabrielle, Susan, Edie y Mary Alice, de Esposas Desesperadas. En esas casas donde ellas se cuentan sus vivencias, sus amoríos, sus fobias y sus filias, y se descubren sus infidelidades, Universal las conserva intactas para que la gente conozca dónde se filmaron aquellos episodios donde muchas mujeres sintieron empatía y odio a la vez por Eva Longoria.

Luego, el lago artificial que fungió como casa para la primera obra maestra de Steven Spielberg, “Tiburón”, se puede ver muy cerca; de hecho, uno de los prototipos que se usaron en la película en 1975 tuvo que se removido del mar, pues era muy pesado para sostenerse a flote y se hundía. Los Estudios Universal tuvieron que convertirse en su nueva casa para realizar las escenas de terror donde el cetáceo se devoraba las piernas de un bañista; nos hicieron creer que era en el océano y resulta que el tiburón nunca salió este lago artificial de 1000 metros cuadrados, aquí en Hollywood. En eso radica la magia de Universal.

Pero nada es comparable con el terror, las escenas que nos llevan al máximo suspenso en “Bates Motel”, se filman todas en un edificio refrigerado, y lo único real en la superficie, es el terrorífico Motel y la casa donde la desquiciada Norma sostiene una extrañísima relación con su hijo adolescente Norman, que a su vez se escuda en la catatonia para cometer todo tipo de atrocidades.

Pasar por esos estudios de televisión donde Norman Bates se ve en una circunstancia de terror y es ahí donde recuerda haber matado a su profesora Blaire Watson, una cuarentona ninfómana con un padre narcotraficante.

Los actores Vera Farmiga y Fredie Highmore, hoy consagrados por su intervención en la zaga de suspenso e intriga que es la sensación a nivel mundial y que Netflix está pagando millones por transmitirla, pero así también está ganando millones porque en verdad es un programa técnica y actualmente intachable.

Universal y A&E nos hacen creer que Alex Romero, el heroico comisario de policía está envuelto en una serie de asesinatos dentro de una comandancia llena de armas y balas, y resulta que todo está dentro de un set de televisión.

Los Estudios Universal alberga a los edificios donde Spiderman se balancea en sus telarañas haciéndonos creer que es el centro de Nueva York, la gran manzana. Esos edificios donde Peter Parker se enfunda en su traje rojo con azul y escala solo usando manos y pies, están en Hollywood y son réplicas hechas de cartón y cemento; por eso le digo que la magia y la imaginación no tiene límites en estas instalaciones.

¿Te acuerdas de la película “La Guerra de los Mundos” con Tom Cruise y Dakota Fanning? Pues el avión que se estrella y se parte a la mitad es real y tu pasas junto a él y aún se escuchan los ruidos propios de un accidente de; el avión humeante lleno de equipaje y gente herida, es uno de los atractivos del paseo.

Por instantes el camión se mete en algunos de los sets donde suceden cosas impensables como la pelea de King Kong contra dinosaurios, pero para disfrutar esas escenas te colocas unos lentes 3D lo cual hace que la experiencia visual sea más fantástica. El camión donde estás sentado se mueve al ritmo de la pelea entre los gigantes y parece que el pleito es muy cerca de tu asiento.

Luego, en otra parada, te presentan unos hologramas de tamaño natural con los actores de rápido y furioso. Uno cree que ahí terminan las emociones, pero resulta que Dominic Toretto, Lety Ortiz y Luke Hobes inician una persecución de unos maleantes, en el cual tu quedas en medio y sientes realmente como si fueses parte de la acción, sientes que el camión se mueve, hacia arriba, abajo, a los lados, pero realmente todo está dentro de un simulador que te hace sentir los balazos muy cerca de la oreja.

 

Sin embargo, de toda esa emoción, efectos especiales, de todo ese fuego, viento, iluminación, pirotecnia, nada es real. Solo el sentimiento que queda al disfrutarlo.

Steven Spielberg es alguien sin quien Universal Studios no sería posible. Su Jurassic Park tiene una atracción que es otro boleto. Te suben a una pequeña lancha y te pasean por un paraje donde te encuentras al aire libre, de día o de noche, prototipos de T Rex, de Dinosaurios, de Pterodáctilos volando, de Pterodontes, es un paseo fabuloso acompañado de grandes reptiles ya extintos. Y al final…. Pum! te sueltan en caída libre 150 metros hasta llegar a un lago donde la mojada es inevitable.

Es una caída donde la única víctima es tu estómago, pero la emoción lo vale.

Para entrar a la atracción de Transformers es necesario hacer 1 hora de fila, pero honestamente, vale la pena. Te suben en un camión espacial, te abrochan el cinturón, y empieza la emoción.

Detalladamente como lo hizo Michael Bay, la visita guiada por Bumblebee, te toman por sorpresa los Decepticons, que son los malos en la historia, pero en eso llega Optimus Prime, el líder de los Autobots, quien con la ayuda de su equipo te logran rescatar.

De repente se siente como estalla un misil muy cerca de su asiento, y por si fuera poco, el sonido e imagen 3D, la experiencia magnífica está en sentir el calor del fuego y del vapor en la cara, como si estuvieras en esa pelea de bueno contra malos y donde tu te sientes indefenso, pero parte de la aventura.

Para Universal Studios no hay nada imposible; los personajes de terror, infantiles, de comedia, se pasean por las calles saludando a medio mundo y asustando a medio mundo.

“The Walking Dead”, que tiene su origen en una guerra de zombies contra humanos, parece tener un atractivo especial para los paseantes.

Pero en general, las horas transcurren sin sentirse, entre restaurantes de comida muy mala, pero finalmente uno no va a Universal Studios a comer, sino a sentir.

Ya por la noche, es incesante el ir y venir de gente de todas las razas y todas las culturas.

Lo mismo se mira a mujeres en diminutos de shorts y hombres sin camisa mostrando el torso, que familias musulmanas tapadas hasta el rostro, pero que están disfrutando igual del clima templado que ofrece La Costa y las montañas de Los Angeles.

Hollywood tiene una de las poblaciones más pequeñas pero recibe una de las cantidades de gente más altas en materia de turismo.

Quienes salen de los Estudios Universal pueden considerar que estuvieron donde se hacen las obras maestras, ganadoras del premio Oscar, Emmy, Tomy, Globo de Oro, Oso de Plata y todos los premios posible a los que haya lugar en el mundo del cine y la Televisión.

Universal Studios tiene esa magia que solo se vive ahí adentro y que la gente no se puede llevar a su casa, pero la emoción se lleva para siempre.



Categorías:INFORMACION

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: