Columna «Viento a Favor». Ulises, Alejandra y el Ingeniero.

 

Por Carlos Romero

Ayer circuló una supuesta carta dirigida al secretario general del PAN, Damián Zepeda Vidales, pidiéndole que exija cuentas a la jerarca panista sonorense Alejandra López Noriega por el supuesto uso de recursos del partido, para comprar su despensa y hasta cosas en tiendas de conveniencia.

Copias de los documentos donde se evidenció el presunto exceso en el gasto de López Noriega se mostraron en todos medios de comunicación digitales y hasta se le empezó a calificar como la #LadyNoMeAlcanza, en referencia a lo expuesto hace meses por la diputada del PRI, Susana Corella Platt, quien dijo que lo que gana como legisladora, «no le alcanza para sus viajes».

El problema es que el PAN se encuentra en estos momentos tratando de hacer que sus figuras despunten, y más aún, las figuras femeninas.

El PAN, como todos los partidos, por Ley estará obligado a postular a mujeres en el 50% de sus candidaturas a todos los puestos de elección popular que estarán en juego en el 2018, incluyendo las alcaldías.

Y con este comportamiento y su posterior evidencia, López Noriega se aleja de las boletas electorales.

La carta donde connotados panistas le piden a Zepeda que le exige cuentas a López Noriega resultó falsa, incluso desde que se vieron los «abajofirmantes» se veía que el documento no era real. Pero la ciudadanía les agradecería un poco de valentía y congruencia para que se animen a firmar un documento así.

Pero si le exigen a su dirigente cuentas claras, se estarían dando, en sentido figurado, un balazo en el pie; dejaron ir una valiosa oportunidad de legitimarse.

—— 

Uno nunca pensaría que aún en nuestros días, un político se moleste por lo que se dice de ellos en las columnas. Les urge «una manita».

Otros políticos dicen «que hablen de mi aunque sea bien». Y hay algunos que aún siguen en la intolerancia de una curul.

Saludos desde esta trinchera al diputado Luis Serrato Castell.

—– 

Desde hace algunos días y como para que no se perciba ruido, el diputado Federal Ulises Cristópulos se está presentando en las colonias de su distrito, llevando espectáculos artísticos y regalos a las familias de las zonas marginadas de la ciudad capital.

Lo que extraña es que está siendo acompañado por, desde legisladores hasta funcionarios; ya anduvo en su gira el sub secretario de Gobierno, Carlos Morales Buelna, y recientemente lo acompañó el diputado David Palafox.

Se podría pensar que es normal que el diputado federal regrese a sus colonias, a visitar a sus electores, muchos lo hacen y los que no lo hagan, en la boleta electoral lo hallarán.

Lo que en los cafés políticos se ha visto con sorpresa es que a Ulises prácticamente se le había descartado para la competencia por la candidatura a la alcaldía de Hermosillo, dado que existen perfiles con mayor posicionamiento en la ciudad, lo cual es perfectamente normal, y hablaba de un comportamiento institucional que Cristópulos guardara un perfil discreto en los meses que están por venir.

De manera tal que su presencia con diversos personajes de alto peso específico en el PRI, hacen pensar que lo están incluyendo en una especie de pre-lista y que verán hasta dónde crece de aquí a noviembre, que es cuando se empezarán a definir los candidatos y candidatas.

Cristópulos es un tipo con gran carisma, un perfil que solito ha destacado en su partido y que tiene gran capacidad; pero todos y hasta él saben que tiene enfrente un gran reto si se asume que el próximo año será el año de las mujeres en la elección en Sonora; los perfiles femeninos priístas en la entidad tiene mucho qué ganar y nada qué perder.

Algunos no quieren decir nombres, pero asumen que la candidatura a la alcaldía de Hermosillo podría recaer una diputada local cuyo nombre empieza con «K» de «Kitty», y un secretario del gabinete estatal que ya empezó a volar en busca de la mejor silla del palacio Municipal.

— 

En una gran reunión, en la Conferencia Nacional de Gobernadores, donde la mandataria estatal, Claudia Pavlovich Arellano propuso crear un fondo para ayudar a los migrantes repatriados de Estados Unidos, se notó la convocatoria que tiene la jefa del Ejecutivo de Sonora con sus congéneres y legisladores de todos los partidos.

Claudia los convocó porque ella es la coordinadora de Asuntos Internacionales de la CONAGO, y la buena noticia, que no sorpresa, es que muchas de las mentes de los políticos ahí presentes empezaron a funcionar por primera vez en un proyecto en común.

Muy bien se expresaron de la propuesta de la mandataria, aquellos que en su momento nunca se imaginaron que una mujer les vendría refrescar el cerebro con ideas nuevas y relevantes.

Y dicen que ahí en la sala había varios que serán candidatos a diversos puestos en el 2018 y se darán hasta con la cubeta, pero que por lo pronto Pavlovich Arellano los metió en el carril del acuerdo y la negociación. Muy bien por ella.

—-

Importante también fue ver a dos sillas de la mandataria sonorense, al mejor candidato y líder moral que tuvo y tendrá la izquierda en México, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Las generaciones jóvenes que se auto proclaman revolucionarias porque tienen una proclividad hacia Andrés Manuel López Obrador, no conocieron al ingeniero Cárdenas en sus buenos tiempos, cuando fundó el PRD y ríos de gente lo acompañaron en sus protestas en todo el país, después de que una mala jugada del destino le arrancó la Presidencia de México.

Ahora el PRD es una caricatura de lo que hizo «el ingeniero» con Heberto Castillo y Porfirio Muñoz Ledo aquel otoño del 88.

Ahí estaba el predecesor, el padre de toda la izquierda mexicana, en la mesa del diálogo de la CONAGO, haciendo lo que mejor sabe hacer y que nunca debió dejar: la política.

Muchos que ahora adoran a AMLO lo hacen por inercia, no por conocimiento de la historia.

Dice un refrán: «el que no conoce a Dios, a cualquier santo se le hinca».

Gracias por leer estos párrafos. Soy Carlos Romero, reportero con 25 años de experiencia y director de El Patrullero.