Columna Viento a Favor; Guarderías al filo del precipicio; Policías en peligro y el trabajo de Gildardo

Por Carlos ROMERO

El gobierno Federal parece estarle poniendo el último clavo al féretro del programa de Estancias Infantiles de la extinta SEDESOL, hoy Secretaría del Bienestar Social.

Las voces a favor y en contra ya pulularon.

La forma, que pareciera tener como premisa evitar que los fondos millonarios de ese programa lleguen a manos extrañas y prolifere la corrupción, en el fondo no sé si todas pero muchas guarderías cumplen la función de cuidar niños de madres trabajadoras que se ganan el sustento diario en una empresa.

No me atrevería a hablar por todas las guarderías de la SEDESOL, incluso sería aventurado decir que el programa funcionó.

Pero es evidente que los niños de las madres de familia trabajadoras, en algún lugar tienen que ser cuidados.

La propuesta, sin que este texto parezca simplista, radica en darle a las mamás el dinero correspondiente a cada niño, y que ellas decidan su los ingresan a una guardería particular o de plano lo dejan al cuidado de la abuelita, tía, hermano, vecina y un fin de etcéteras que podrían surgir.

La incesante idea de acabar con la corrupción pasa por el delicado tema del cuidado de los niños de las madres trabajadoras, el problema es la capacidad o no, que tengan los familiares o cualquier otra persona, para hacerse cargo del chamaquero mientras la mamá trabaja.

Este tema aún está por dar mucho de qué hablar, y créame que no todo será a favor.

—–Sin ser experto en la materia de la defensa personal, bloqueo de ataques frontales, combate, o como se quiera llamar a la forma como los policías hacen frente a una persona armada, sí tengo un punto de vista.

Que puede no ser el más popular, solo hay que llamar a la reflexión.

Usted ya se informó quizá hasta la saciedad, porque fue público y notorio del tema de «Gerardo», de la colonia Palo Verde. El hombre que fue abatido por agentes de la Policía Municipal arriba del techo de una casa el jueves a medio día.

El video se hizo viral porque fue tomado justo en el momento en que los policías trataban de dialogar con el sujeto, y al recibir como respuesta una cuchillada en el brazo, accionan sus armas y lo abaten.

Hice una comparativa de esta escena respecto a Estados Unidos, por ejemplo, donde los policías son intocables, y al menor intento de sacar un arma y enseñarla, disparan, porque saben que está en juego su integridad.

Ayer ese video muestra la acción policial como una reacción al ataque del hombre con su cuchillo; y entre los gritos de los familiares y otras voces que se oye, lo arengan a atacar a los agentes, no se visualiza que primero lo trataron de someter para detenerlo y darle una correcta canalización quizá mediante una clínica psiquiátrica.

No tengo claro cuántos balazos le dieron, lo que sí es un hecho es que el agente del Grupo de Operaciones Tácticas que se le acercó y trató de someterlo, también puso en peligro su vida.

Era uno u otro; sus dos compañeros reaccionaron al ataque y dispararon prácticamente a quemarropa al sujeto que ya había acuchillado a un policía.

Los agentes GOT son un grupo de élite dotados de la mejor tecnología y capacitación, armamento y capacidad de reacción dentro de las corporaciones policiacas del País.

No se podían tomar a la ligera el ataque de un hombre armado, así fuera con un cuchillo; uno de ellos puso en peligro su vida, y su salud sigue en vilo tras la apuñalada que recibió en el brazo.

Los cálculos de «exceso de fuerza» que se hacen a toro pasado no consideran el momento de tensión, diálogo y peligro de muerte que tuvo ese policía lesionado, porque como recibió una herida en el brazo, pudo ser en tórax y estaríamos hablando quizá de más de 1 muerto.

El problema en este caso, como en muchos otros, es la polarización de la opinión pública, y la forma como algunos tratan de allegarse agua a su molino, sacando una funesta raja a este lamentable hecho.

Será la Fiscalía General de Justicia que haga una indagatoria sobre el tema y más que echarle leña al fuego, deberíamos reflexionar sobre la actuación de los buenos policías, que seguramente los hay y que día a día se juegan el pellejo en una acción como ésta.

—-

Y a propósito del tema del equipamiento a los policías Municipales y lo que la historia nos revela, ahí tiene usted los datos que no fallan.

La administración 2009-2012 dejó un importante legado con Gildardo Real en la secretaría del Ayuntamiento, al conseguir de fondos federales etiquetados y luego ejercidos, más de 125 millones de pesos que luego se vieron reflejados en la construcción de las comandancias de Policía en la Nuevo Hermosillo, el Cortijo y San Bosco.

Se equipó a las patrullas con computadoras, GPS y la capacidad de conectarse al Centro Alerta. Se compraron al rededor de 300 patrullas, y por si la memoria fuese infiel, la libreta de apuntes señala que se adquirieron más de mil armas.

En aquel momento se adquirieron carros tipo van para atender en especifico el tema de la violencia contra la mujer. Se nivelaron los sueldos de los policías y se les consiguieron créditos para vivienda.

Ayer, inmersos en una vorágine de información relativa a los policías, su capacitación, equipamiento y capacidad de reacción, y ante la posibilidad de que hubiésemos olvidado esos datos, se nos hizo llegar por parte del ahora legislador del PAN en el Congreso del Estado, lo cual se agradece sobremanera.

Gracias por leer estos párrafos. Soy Carlos Romero, reportero con 27 años de trayectoria y director de El Patrullero.

Las guarderías al borde del precipicio; agentes de @Policia_HMO en peligro; el trabajo de @GildardoReal


Categorías:OPINIÓN

Etiquetas:

A %d blogueros les gusta esto: